Abaddon El Destructor
 


Abadón o Abaddon (del hebreo אבדון Avadon, ‘destrucción’ o ‘perdición’) es el destructor jefe de los demonios de la 7ª jerarquía, según los demonólogos, tal es el nombre que da San Juan en su apocalipsis al rey de las langostas, algunos le miraban como el ángel exterminador.

Es el Destructor, en el libro de Apocalipsis, es el ángel o estrella del abismo sin fondo que encadena a Satán por mil años. Se dice que fue el ángel invocado por Moisés para que enviara las terribles lluvias que arrasaron Egipto.

En muchos libros apócrifos, Abadón es considerado una entidad demoníaca, como en Ángel de la Muerte, donde es un demonio del Abismo.

Es un nombre esencialmente poético o simbólico para el mundo de abajo. En los libros veterotestamentarios de Job, Salmos y Proverbios denomina simplemente la morada o lugar donde están los muertos (similar a Seol). Sin embargo, en la literatura rabínica designa específicamente el lugar de los muertos donde los inicuos sufren condenación y castigo. Es a causa de este último enfoque que se le emplea como nombre propio del ángel del abismo en Apocalipsis 9:11:

Sobre ellos tienen como rey al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión

Juan de Patmos describe el aspecto del ejército de langostas de Abadón en su libro del Apocalipsis, de la siguiente manera:

El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro, sus caras eran como caras humanas, tenían cabello como cabello de mujer y sus dientes eran como de leones; tenían corazas como corazas de hierro y el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; tenían colas como de escorpiones, y también aguijones, y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses. (Apocalipsis 9:7-10)... Evidentemente estas langostas son sus legiones de ángeles caídos.

Un lugar de destrucción o ruinas (Job 31, 12: «es un fuego que devora hasta Abaddón, que podría consumir toda mi hacienda»).
Muerte (Job 28, 22: «Abadón y la muerte declaran: Su fama llegó hasta nuestros oídos». En la literatura judía se usa para designar la región más profunda del infierno.

Como aportación propia añadir que Abaddon es un arcángel exterminador, cosa que saben todos los que se interesan por estos temas pero que nunca nadie pone en sus webs...
 
  Hemos tenido 725320 visitantes (1172558 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=